Del cielo al infierno en un disco.

Después de una pequeña pausa en las reseñas, esta vez les traigo mi opinión acerca de la nueva producción de la banda sueca Amaranthe, su sexto disco de estudio, titulado Manifest, mismo que se estrenó el pasado viernes 2 de octubre y que cuenta con 12 canciones. La banda está conformada por Elize Ryd en la voz principal, Nils Molin con una voz limpia masculina, Henrik Englund en la voz gutural, Olof Mörck en la guitarra, Johan Andreassen en el bajo y Morten Lowe Sorensen en la batería.

Aunque mantiene su esencia característica de sonidos con sintetizadores de fondo, nos muestran una faceta un poco más pesada a través de ritmos más poderosos y una batería más veloz en muchas de las canciones, bajo un manejo de voz gutural mucho más profundo de parte de Henrik. Todo esto se combina con las voces limpias de Elize y de Nils quienes participan en las coros y en los versos más melódicos de las canciones,  manteniendo esas partes más cercanas al pop, pero que combinan muy bien con su estilo.

Por supuesto, hay canciones en las cuales Elize luce más, como la canción Strong en la que colabora con Noora Louhimo, vocalista de Battle Beast, en la cual hacen un muy buen dueto luciendo sus extraordinarias voces; además cuentan con la clásica balada que incluyen en cada disco, en este caso con la canción Crystalline, dando pie a la que para mí es la mejor canción y las más poderosa del disco titulada Archangel, la cual ya cuenta ya con video oficial.

Pero como no todo es miel sobre hojuelas, si bien en esta ocasión Henrik tiene un poco más de participación, por ejemplo en la canción Boom!, donde nos muestra un gutural más grave y poderoso, en mi opinión, siempre le dan un espacio muy pequeño en las canciones.

Tener tres vocalistas es complicado para que todos participen y brillen de igual manera, además de que la voz gutural no es la parte más fuerte de la banda y eso lo relega en la banda, pues parece una colaboración y no un miembro activo de la agrupación. No obstante, eso no le quita la calidad a sus participaciones, pero esperemos que en un futuro puedan explotar más este recurso para sus canciones, si es que deciden seguir por este camino más pesado.

En conclusión, se trata de un buen disco que cumple y quienes se decidieron a tomar un camino un poco más pesado, sin dejar de ser una banda que puede conquistar tanto a metaleros de corazón, como a personas que no escuchen tanto el género. Sin duda, vale la pena darle oportunidad, si eres fan de la banda te encantará, y si no, tal vez este pequeño cambio de sonido te ayude para empezar a escucharlos.

Y no olviden que el metal no se crea ni se destruye, sólo se matea.

Jorge “Creature” Tinajero

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: