TEN YEARS AFTER EN MÉXICO.

La presentación de Ten Years After – Band , tuvo como abridor al grupo Náhuatl, formado por Ricardo Ochoa (gtr), Alex Perales (gtr), Ramón Torres (Bajo), Ramón “Bozzo” Ochoa que junto con el joven Ricardo Ochoa, alternaron la batería durante su presentación.
Ante un público animado, los deleitaron al tocar las canciones que le dieron fama al grupo Náhuatl en Avandaro, dando muestra de que esa fuerza y potencia no se ha perdido. Ricardo Ochoa aprovechó su presentación y anunció la reunión del grupo, para iniciar las grabaciones de un nuevo disco, dicho anuncio levantó los aplausos del público presente.
Este disco será esperado con mucho ánimo y causará gran expectativa por los seguidores del grupo.
Ten Years After: El tecladista Chick Churchill y el baterista Ric Lee, dos de sus cuatro fundadores, los acompañan el guitarrista y vocalista Marcus Bonfanti (cubriendo el lugar del fallecido Alvin Lee), y el bajista Colin Hodgkinson (en lugar del Leo Lyons), quien ha tocado con Whitesnake, Mick Jagger, Jon Lord, Peter Green y The British Blues Quintet, entre otros. Estos últimos, se unieron al grupo en 2014 y tocan en el disco de más reciente de Ten Years After, “A Sting in the Tale”, de 2017.

El guitarrista Markus Bonfanti no desentona con el grupo, pues dio una gran muestra del dominio de la guitarra y de las líneas de guitarra que tanto utilizaba Alvin Lee, apropiándose de ellas y dándole un toque y estilo propio.

Iniciaron su presentación con una ovación de parte del público presente, y deleitaron con “Land of the Vandals”, ”One of These Days” (Markus a la ármonica), “Hear Me Calling” (versión que tanto éxito le dío a Slade en su disco “Alive”), “Silverspoon Lady” y “I Want to Change the World”. Luego tomaron los instrumentos acústicos y tocaron canciones como “Portable People”, “Don’t Want You Woman” y “Losing the Dogs”.

Posteriorme continuaron con las canciones que hicieron famosa su intervención en Woodstock, junto a otra piezas como “Spoonful”, “I Say Yeah”, The Hobbit (con ese solo de batería que tanta fama le ha dado a Ric Lee por su potencia en el uso de los tambores), “I Can’t Keep from Crying Sometimes”, Sweet Little Sixteen” con su famoso duelo de bajo y guitarra, y “I’m Going Home”, donde hicieron que la gente se levantara de sus asientos he invadiera el frente del escenario para bailar. Y no podían faltar los “encores” que levantaron el ánimo de la gente, casi al éxtasis.

Una noche que los asistentes no olvidarán por mucho tiempo, pues el grupo se mantiene con esa fuerza que tanta fama les dio a nivel internacional.
Tenemos un Ten Years After para rato y esperamos una próxima visita.

Foto: Gerardo Leal / Christian Araico Fotorock21

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: