Músicos en la Ciudad de México

Se puede combinar la música con la pintura? ,la escritura podrá danzar con la poesía? al mismo tiempo? , con público y en tiempo real? Si, pues lo presenciamos el pasado viernes 20 de abril con el evento “Músicos en la Ciudad de México” proyecto que se desprende de un libro que lleva el mismo nombre, los editores: Todd Clouser y Zazil Collings presentaron en formato de escritura un ramo de escritos de sus colegas y amigos. El lobby del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris era un cumulo de abrazos y agradecimientos, mismos que tendrían que ser bien recibidos por los interpretes musicales de aquella noche. Aquí no se trata de músicos de rock, bueno si, y saben porque? Porque se desprende de ellos la actitud y el enriquecimiento cultural, suavizan su ser y endurecen su talento, claro, para un público selecto, de esos que no les basta con ir a un bar, a un hoyo Funky o a una casa de cultura, en realidad se veía puro intelectual pero todos con botas rockers, cabello largo o uno que otro piercing. La presentación no podría dar inicio sin un maestro de ceremonias; un personaje misterioso, era el pícaro Rafael Catana, que también, sin percatarnos estábamos en una interpretación musical gracias a su singular voz. Saldrían tras bambalinas Iraida Noriega con su hermosa voz, Alex Otaola con una guitarra acústica, todos ya en sus asientos empiezan a crear el soundtrack de una historia que va cambiando en tinta china diluida y proyectada hacia el escenario ,como si estuviéramos viendo pasar el rollo de una película, como lo hacían antes, esto era un festival de arte, no había más que sensibilizarse y disfrutar del show. La personalidad de cada músico se reflejaba en su interpretación, desnudaban su alma con su voz o instrumento, ahí fue cuando entendí la conexión entre el libro y el concierto, con decirles que Denise Gutiérrez, si, la de Hello Seahorse!, sin decir una sola palabra, con solo solfeo hizo que se estremeciera el lugar, era como decorar el Teatro Espreanza Iris de manchas fluorescentes, brillaba desde el escenario hasta el balcón, fue una noche en donde el arte te bombardeaba en todas direcciones. Y si creían que el baile y el desmadre no tendrían lugar, pues les digo que Belafonte Sensacional se encargaron de poner el desorden, firmando con letras de bronce: “Concierto de rockandroll en pro de la escritura y la cultura”. www.fotorock21.com

Foto: Leonel Hernández / Fotorock21

Comments

comments

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: