CUMBRE TAJIN 2020

Estuvimos en el segundo día del festival de Cumbre Tajín, lleno diferentes actividades que buscan preservar la cultura y las tradiciones que tiene nuestro país. Hubo presentaciones de danzas tradicionales, de algunos grupos locales desde adultos hasta niños, amenizadas por música en vivo.
Además, talleres en los cuales enseñaban a los asistentes a realizar artesanías o a bailar.

El clima era el ideal para disfrutar esta emisión, nublado y caluroso. Danzantes con máscaras recibían a la gente que iba llegando, el parque Takilhsukut lleno de vegetación y diversos espacios donde las exposiciones tenían lugar.
Al centro, se encontraba el asta en la cual los emblemáticos voladores de Papantla alzaban el vuelo. Chozas en las que se mostraba la historia de los voladores y detalles de su vestuario, en otras, se llevaban rituales propios de la cultura asentada en el Tajín.
Muestras de juego de pelota, chicas y chicos de Veracruz y otros estados promueven esta actividad, desean que no solo sea visto como entretenimiento sino como un ejercicio milenario que merece ser reconocido como deporte olímpico.
En otro espacio, unos tantos se tomaban fotos durante una pequeña muestra de globos aerostáticos, más adentro diferentes stands con venta de productos artesanales y en el fondo tocaba una banda de rock del municipio de Xalapa, Hierba mala.
Al caer la noche la gente se empezó a congregar en el auditorio principal en el que se presentaron diferentes agrupaciones. Primero fue Amorfos, banda veracruzana que toca rock alternativo, deleitaron a la gente que se encontraba en ese momento.
Luego, salió al escenario Sak Tzevul, banda de rock proveniente de Chiapas, quienes tocaron canciones en español y tzeltal, un agasajo para la gente que se seguía sumando. El vocalista dio un mensaje de amor en estos tiempos de crisis.
Después tocó el turno de Alex Midi, que con imágenes y animaciones de códices, representaciones prehispánicas realistas e imaginarias, llenas de luces nos transportó a un viaje etéreo. Y para finalizar esta presentación, aparecieron danzantes prehispánicos que avivaron más este número.
Por último la banda Kinky, ofreció un concierto lleno de energía que hizo bailar a todo el auditorio. Los integrantes se movían de un lado a otro en el escenario, corrían, bailaban y saltaban. Animaron mucho al público y recordaron su primera presentación dentro del festival, Gil Cerezo, el vocalista, comentó que fue muy especial aunque solo fue para muy pocas personas, pero que agradecían la confianza que les habían brindado. También habló sobre el coronavirus y que era tiempo para guardarse en sus casas y cuidarse para cuidar a los seres amados.

El festival se canceló para el siguiente día, se tomaron las medidas de seguridad recomendadas ante la pandemia del COVID- 19, anunciada el día viernes anterior. Es un festival muy familiar que reúne a mucha gente local, así como de otras partes del país y del mundo, se espera una nueva fecha para cerrar con broche de oro esta emisión 2020.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: