Juan Villoro: entre el rock y las palabras

 “Lo que más me gustó de la música, es que era una narrativa para nuestra vida

Juan Villoro

Siempre es una delicia escuchar al maestro Juan Villoro, pero doblemente delicia es escucharlo hablar sobre música y rock. Hace algunos días, en la Fonoteca Nacional se realizó la charla: “Acordes vitales: Juan Villoro, el testigo del rock”, un recorrido histórico-memorial-vivencial sobre Juan Villoro y su relación, cariño y respeto por la música y el rock,  acompañado de Bruno Bartra, el multifacético Villoro nos deleitó con sus recuerdos, el acercamiento desde muy temprana edad con el rock y muchas anécdotas sobre la importancia de la música en su vida.

Desde temprana edad, en Guadalajara, los primeros sonidos que cuenta su madre fue la música de Elvis Presley y The Beatles, años después, ya en la Ciudad de México, cuenta la experiencia de compartir la música, relata Villoro “era una época en que la experiencia de la música, era forzosamente compartida, tú tenías un disco y lo oías en grupo”, en su juventud, entre él y sus amigos compraban un disco entre todos y lo escuchaban juntos en diferentes sedes (las casas de cada uno de ellos, dado que cada semana el disco cambiaba de lugar). “Quizás, sino fuera por esa experiencia compartida no me hubiera interesando tanto la música”, recuerda Villoro.

La dificultad de conseguir música en ese época, era latente, relata Villoro, “eso es algo que hoy no se conoce, prácticamente puedes bajar todo de internet”, el anhelo de aquel disco que no estaba en México y poder conseguirlo, tenerlo en tus manos, era un safari, era cazar tigres blancos, dado que había muy pocas tiendas de discos, hacerte amigo del amigo que tenía el disco, o buscar el contacto de alguien que viajara al extranjero para poder conseguirte el material deseado, “sin esa cofradía de cómplices, tú no podías oír música y esa pasión por la búsqueda y la dificultad del hallazgo hacía que cuando finalmente obtenías la presa era como el santo grial, y te daba la sensación de que verdad la merecías, habías hecho tanto esfuerzo que era un camino de perfeccionamiento moral llegar al disco”.

Todo esto dio la pauta, años después (en los años 70´s), la creación del mítico programa de radio, “El otro lado de la luna”, en Radio Educación, además todas estas anécdotas, experiencias e historias de una u otra forma dieron pauta a la construcción del maravilloso escritor que es ahora Juan Villoro, “quizás lo que más me gustó de la música, es que era una narrativa para nuestra vida, yo no sabía entonces que iba a escribir pero todo lo que estoy diciendo creo que tiene que ver con historias, tiene que ver con un contexto donde ocurren las historias, las anécdotas que te permiten llegar a ellas, entonces, fue una preparación sin que yo me diera cuenta para luego escribir de este mundo contracultural”.

Con esta y más anécdotas, Juan Villoro nos recuerda que debemos de seguir construyendo historias contraculturales.

Charles Gnomosky

Comments

comments

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: