¿La música podrá salvarnos?

“Mi memoria existe, mi recuerdo vivirá siempre y mi música en la gloria será la salvación del maldito infierno donde habitamos”

Kurt Donald Cobain

 

La realidad mexicana (y la de gran parte del mundo) se encuentra en un momento complicado.  ¿Será acaso que no nos hemos dado cuenta de la gran problemática que nos acongoja? ¿No somos capaces de ver más allá del nuestras narices y darnos cuenta de la realidad dura que tenemos que enfrentar? Hemos llegado al punto donde todo puede pasar en el mundo.

Desde la llegada de  Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica existe una incertidumbre en los ámbitos políticos, económicos, sociales, culturales y también artísticos. Donald Trum no solamente pone a prueba un sistema político corrupto en Estados Unidos y en México, pone a prueba nuestra capacidad de adaptación, la cual podemos posiblemente despertar a través de la creatividad, la imaginación y la creación. ¿Será que la música podrá salvarnos? Como actividad creadora, la música nos ha acompañado desde el inicio a la humanidad en este viaje, la música siempre ha servido de consuelo y confort para los que ejecutan, tanto como para los que escuchan.

Una cruda realidad presente ante nuestros ojos, tal vez la música podrá salvarnos, al escuchar, al crear y al sentir esos sonidos que mueven todo nuestro ser. La música podrá salvarnos al pensar y sentir la esperanza transformada en sonidos. La música podrá salvarnos al dotarnos de sensibilidad y percatarnos de los cambios que tenemos que enfrentar. La música podrá salvarnos al crear nuevas posibilidades de cambio. La música podrá salvarnos al escuchar nuestro track favorito y regresar a los momentos mágicos de nuestra vida. La música podrá salvarnos al asistir a un concierto y estar hombro con personas que no conocemos pero se emociona igual que uno al escuchar los mismos sonidos. La música podrás salvarnos al entender que la música es magia y es curación.

El tiempo se agota, debemos recordar nuestra responsabilidad de los hechos y de las transformaciones, si queremos ser verdaderamente rebeldes, debemos de seguir creando, ya sea como músicos, como escuchas, como espectadores o simplemente seres que todavía tienen la capacidad de sentir a través de los sonidos. Desde cualquier trinchera, desde cualquier lienzo, desde cualquier partitura, desde cualquier hoja en blanco y desde cualquier corazón, la música podrá salvarnos.

Charles Gnomosky

Foto: David Aranda

Comments

comments

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: